RSS

Crónicas de un fracaso torcido


        Hoy una amiga me recordó una frase que mi profesor de ADEM repetía mucho y que a su vez su papá le había enseñado: “El éxito es el fracaso al revés”. Más adelante la explicaré mejor. Les había comentado que había tenido una relación de amistad fracasada y que me había dolido mucho, aunque ya  no siento que esté tan perdida pero sólo quiero que recuerden mi último blog. Sin embargo, siento que en el momento de la crisis no veía que había un lado del fracaso que me resultaba ciego y era el de la oportunidad.

 Einstein lo hace ver todo tan simple jaja

                 ¿Oportunidad para qué? Todavía no lo sé, pero quiero que lo miren de esta manera. Quizá a muchos de ustedes alguien les ha dicho que “no” cuando han ofrecido su corazón pero ahora dan gracias porque si no hubiese sido por los fracasos amorosos, quizá no hubiesen encontrado a la pareja que aman ahora. También pasa con los empleos. Muy probablemente a casi todos los que me leen les han negado un empleo que morían por conseguir pero ahora tienen uno que les gusta más y les paga mejor. Sucede hasta con los amigos que a veces se separan por peleas y a la larga encuentran mejor compañía en otras personas. En todo caso, lo que quiero decir es que en el momento en que uno siente que algo ha fallado, no vislumbra que quizá se está abriendo la oportunidad de que algo mejor suceda. Quiero compartirles tres historias que he contemplado este año para que entiendan el mensaje.

 Alicia siempre vio la oportunidad de abrir esa puerta y ustedes también deben ver la oportunidad de abrir una nueva puerta hacia el éxito

                Mi amiga me contaba hoy sobre la protagonista de la reciente película   “This Means War” quien en una escena le contó al chico con el cual estaba saliendo que ella lo había dejado todo para irse a Nueva York detrás de su novio y que poco después él la dejó por otra. Pero también le dijo que si no hubiese sido por el rompimiento, ella no habría llegado a la ciudad en la cual había conseguido el empleo que le apasionaba y que tampoco lo hubiese conocido a él. Sé que es una historia ficticia, pero piensen ustedes si alguna vez el fracaso amoroso les ha traído algo bueno. Quizá como a mí los fracasos amorosos no me han traído pareja pero me han traído lecciones de vida, madurez, fuerza, me han hecho valorarme como persona, me han dado enseñanzas que compartir y hasta me han quitado preocupaciones y malestares que me distraían de mis verdaderos propósitos.

Crees que de aquí a un año tu fracaso importará? Vale la pena gastar minutos minutos de tu vida que no volverán pensando en lo que no puedes arreglar o será mejor buscar tu destino en otro propósito?

               Otra historia, y ésta es verídica, es la de un profesor mío (el de ADEM) que les cuenta a sus estudiantes que mientras él estaba en High School había embarazado a su novia y no tenía ni dinero, ni casa, ni trabajo y su papá le había dado 1 mes para que se fuera a vivir con su pareja a otro lugar. Él dice que en ese momento estaba muy desorientado pero no perdió la confianza en sí mismo y se propuso salir adelante y estudió hasta maestría y hoy es presidente de muchas organizaciones cooperativistas a nivel nacional. Es triste a veces que le digan a los jóvenes que son padres a temprana edad que su futuro se ha acabado porque, al igual que este profesor, yo creo que cualquiera que tenga la voluntad puede salir adelante si busca la oportunidad de superarse en medio de lo que parecería un fracaso en el supuesto orden social de los sucesos que deben marcar las etapas de la vida. Me refiero a que en nuestra sociedad se les dice a los jóvenes que estudien y luego se casen, y más adelante sean padres que me parece un bueno consejo. Pero cuando ese orden se altera a veces la sociedad, en vez de ofrecerle oportunidades para que se superen, lo que hacen es marcarlos con la crítica y decirles que se vayan a colectar cupones porque ya no pueden estudiar una buena carrera. Me gustaría que las personas empezaran a pensar de manera diferente en cuanto a darles oportunidades a los jóvenes de que se superen en su vida. Es una manera de fomentarlos a que trabajen por alcanzar lo que parece que han perdido.

Siempre he pensado que el destino correcto está en buscar el propósito correcto

               La última historia es la de un predicador que se llama Nick Vuijic y es un hombre que nació sin extremidades y va por el mundo dando conferencias de motivación a los jóvenes sobre cómo pueden mejorar su calidad de vida con sólo cambiar su actitud. A mí me gusta en particular porque yo soy creyente y el ejemplo de Dios siempre me parece un buen aliciente, pero para las personas que me leen que no son creyentes, creo que con solo mirar su ejemplo de vida es suficiente para apreciar el ejemplo de superación. Él pudo muy fácil haberse quedado en silla de ruedas en su casa colectando ayudas pero no, decidió aprender a moverse, superarse, estudió contabilidad y tiene casa y esposa y viaja por el mundo predicando con el ejemplo. Así que fracaso para él nunca hubo porque él nunca lo permitió.

Es un testimonio impresionante, abajo les dejaré videos

              Éstas tres historias solo son pequeños ejemplos. Ustedes tendrán los suyos y me encantaría que los compartieran en los comentarios porque mucha gente puede beneficiarse de sus experiencias. Así que la frase: “El éxito es el fracaso al revés” significa que los fracasos pueden re-visualizarse como oportunidades para mejorar y para tener éxito. Noten que nunca he mencionado la palabra suerte en este espacio, porque yo soy de las que piensa que la suerte es para los vagos por eso no juego loto.😀 Yo pienso que el éxito, a partir de las situaciones frustrantes, se debe trabajar. Es como si alguien te diera un collar irreparable de oro y tú fundieras ese oro para trabajar en otra pieza nueva y original.

            A mí en este momento me toca buscar la oportunidad de crecer como persona a partir de los diferentes fracasos que he tenido. Pero, he aprendido que la oportunidad no está en tratar de arreglar lo que fracasó, si no en buscar algo nuevo que pueda retarme a demostrarme a mí misma que sí he aprendido de mis errores y de los de la otra persona. Sé que a mucha gente no le gusta que le digan que las cosas van a mejorar, y yo respeto las personas que son pesimistas por naturaleza o por elección, pero solo les digo que de veras con optimismo se vive más feliz y tranquilamente. Es cuestión de actitud y de que cuando algo terrible suceda, después de desahogarse, intentar pensar que siempre hay una oportunidad para ser o hacer algo positivo a raíz del fracaso. Y también he aprendido que lo que me pasó a mí es casi irrelevante si lo comparamos con los retos y obstáculos que muchas personas sin extremidades, sin agua, sin comida, con enfermedades y miles de problemas en su país tienen que enfrentar todos los días. Así que me parece que podemos aprender a superarnos con lo poco que tenemos porque hay personas que ni siquiera pueden pensar en oportunidades de superación porque tienen problemas que no está en sus manos solucionarlos, cómo los que mencione antes.

 Así de inesperada es la vida jajaja :P 

A veces pensamos que porque no tenemos lo que queremos somos fracasados, pero la verdad es que a veces lo que queremos tener no es lo más importante ni lo que necesariamente nos hace o hará felices. Ser agradecido con lo que tienes – no dije resignado, dije agradecido- te dará mucha positividad y a raíz de eso vendrán oportunidades en tu vida. Lo único que no tiene remedio es la muerte así que haz como yo y disfruta de las personas que te quieren porque ellas te darán la verdadera felicidad.

Si para ti en este momento parece que no hay luz al final del túnel, yo te digo que es cuestión de actitud, y de intentar y trabajar para mejorar. Es cuestión de ver lo útil en lo que parece inútil. Así que inténtalo! Busca la oportunidad porque recuerda, el éxito es el fracaso al revés. >=D

Gracias por leer mi blog😀

Y Acuérdense…

 
9 comentarios

Publicado por en 8 julio, 2012 en Uncategorized

 

C’est la vie (Así es la vida) :)


                Hace tiempo que no escribo porque no me había podido decidir en un tema. Sin embargo, creo que este es un tema con el cual muchísima gente se puede identificar y es el tema de las relaciones fallidas. Cuando hablo de relaciones fallidas es bastante claro que hablo de cuando tienes algún tipo de relación con una persona y, por razones que a veces son inexplicables, ya no puedes tratar a la persona de la misma manera. La más evidente y creo que la más dolorosa es cuando se rompe una relación de pareja pero ese no es mi caso. Resulta que hace casi un año tiempo conocí a un muchacho por Facebook y al principio nos llevábamos bien y todo relax pero por razones que todavía no puedo descifrar claramente ahora resulta que él me quiere alejar. Nunca hubo interés amoroso de parte y parte pero yo desarrollé cierto aprecio por él. Bueno, para ser sincera desarrollé dependencia emocional. No me averguenza admitirlo porque no soy ni la primera ni la última y además aprendí de mi error. La dependencia emocional es común pero es más difícil de superar cuando la vida te obliga a desentenderte  bruscamente de la persona.

 Sí, es incómodo.

              El problema es que desde el mes de diciembre ha surgido una especie de guerra entre él y yo y la experiencia de pelearme con alguien me resulta muy estresante. Yo no sé si a ustedes les ha pasado pero por lo menos cuando yo sufro de mucho estrés por mucho tiempo me dan ataques de ansiedad. No quiero sonar fatalista ni hacerme la víctima ni nada pero cuando me dan esos ataques es como un “wake-up call” y significa que el cuerpo me está diciendo que él (cuerpo) ya no puede aguantar más estupideces (por no usar otra palabra) de mi parte ni de nadie. Incluso hace poco tuve una pesadilla por culpa de la inquietud que me causa la situación. No quiero hablar del muchacho (ni mucho menos faltarle el respeto), más bien quiero hablar de la experiencia que rara vez tengo de perder a alguien y sufrir las consecuencias y también de la experiencia similar que una amiga tuvo cuando dejó a su novio.

                                                                           Yup.

                Así que creo que ustedes se han hecho la preguntas, “¿Qué fue lo que pasó?”, “Qué hice mal?” o “De quién es la culpa?” cuando les falla una relación. Usualmente, en ese tiempo cuando ya sientes que las cosas no tienen marcha atrás viene un sentido de confusión y otro de culpa al no poder descifrar porque las cosas tuvieron que suceder así. También es normal que uno sienta rabia. Bueno, las relaciones fallan por muchas razones. En ocasiones es por una traición, en otras porque se acabó la confianza, quizás porque uno de los dos no quiere hacer sufrir al otro o muy bien fracasan porque uno de los dos ya no soporta el trato del otro. Creo que esta vez fue el trato de ambas partes que hizo que él se cansara de mí y yo de él. En este caso hubo insultos, insensibilidad, poca empatía, arrogancia, manipulación, negligencia, intolerancia, obsesión, malinterpretación y creo que puedo seguir.O_o El caballero me ha explicado sus razones para tratar de alejarme pero son tan extrañas y siempre me las explica con tanto coraje que yo simplemente no le creo. Lo que creo es que ya se cansó de mí y me quiere botar. Suena cruel pero es que así se me ocurre. No lo culpo, sé que soy un enema. >=D

                                                             Yo no estoy retirada.😀

     A pesar de todo quiero decir que entiendo mis errores y entiendo los de él pero ese sentido de impotencia al no poder arreglar la situación me tiene muy dolida y estresada. No estoy acostumbrada a llevarme mal con las personas. Creo que son errores que se cometen, muchas veces involuntariamente y pienso que somos humanos después de todo y hay que entender cuando uno mismo o alguien más se equivoca. Aceptar los errores no es una excusa es simplemente ser humilde y aprender de ese error para no volver a cometerlo. En este caso la amistad se daño por completo y yo me cansé de tratar de arreglarla. No obstante, pienso que esta situación me ha servido para madurar como persona y aprender a tratar con más dignidad al prójimo. Los seres humanos no son juguetes ni vivimos en el mundo de los Looney Tunes donde todo se arregla por sí sólo. La experiencia del dolor no se “quita” tan fácilmente y tampoco se pueden ignorar las consecuencias pero c’est la vie (así es la vida).

Still Wondering.

              A pesar de que mi caso no fue uno de carácter amoroso, sí he visto a muchas de mis amigas pasar por lo mismo que yo estoy pasando. Mi mejor amiga rompió con su novio hace tiempo y luego entró demasiado rápido a otra relación y en el “revolú” que se formó salió destruida. Ella estuvo triste, deprimida, llorosa, malhumorada y ni siquiera quería comer. Estuvo así como por un mes pero poco a poco se recuperó. El tiempo es otro de los factores que más nos hacen sufrir cuando nos fracasa una relación. En ese tiempo de rehabilitación creo que siempre pensamos: “¿Cuánto tiempo voy a estar así?” y hasta rabia nos da por sentirnos impotentes o débiles. Hay que entender que no estamos hechos de hierro. Lamentablemente, todos somos frágiles y vulnerables a que nos hieran. Eso no va a cambiar y a mi me ha tomado tiempo entenderlo pero se los digo para que reflexionen sobre su fragilidad y “humanidad” porque mientras más invencibles nos creemos más nos duelen las heridas. 

Pobre Perro.

          Así que este blog funciona como un método de desahogo y también para compartir la experiencia y las lecciones que he aprendido sobre el porqué las relaciones fracasan. No quiero que piensen en el muchacho como el malo de la película ni en mí como la víctima sufrida. He mantenido un tono objetivo para que sepan que el blog es para compartir la experiencia y no sacarle trapos sucios a nadie. También con este blog quiero desentenderme de la mala experiencia. Yo le llamo cerrar capítulo. Todavía no me he desentendido totalmente del muchacho pero él me pidió que me alejara y estoy trabajando en eso y cuando me haya ido él no se habrá dado cuenta. No siempre el remedio es dulce pero después de todo es un remedio. 

Todos los tenemos que hacerlo en algún momento. 

                En resumidas cuentas he aprendido que el dolor es parte de nuestra fragilidad y humanidad; que hay que entender cuando uno otra persona se equivoca; que mi salud es primero que cualquier cosa; que hay situaciones que por más que uno lo intente no tienen marcha atrás; y por último y no menos importante he aprendido que es importante perdonar. Siento que estoy en una situación en la cual debo perdonarme a mi misma y perdonar a la otra parte. Hay gente que no cree en el perdón y eso lo respeto pero a mi parecer perdonar es quitarte una carga de encima y es cerrar ese capítulo incómodo en tu vida y seguir adelante. Suena cursi pero me gusta motivar y una de mis virtudes/defectos es que soy dramática así que a veces se me sale ese tono medio histriónico (significa teatral). No creo que el perdón tenga que ver con la religión. Creo que puedes ser ateo y/o agnóstico y aprender a perdonar y el efecto será el mismo.

Yo lo veo así.

             Hice este blog con mucho cariño y con la esperanza de que ustedes aprendan de mi experiencia. Si el muchacho está leyendo creo que sólo me queda decirle, Gracias. Recuerden como última reflexión que: “Lo único que no tiene remedio en la vida es la muerte” y que “Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”

                Estaré bien. El mundo se acaba el 21 de diciembre so tengo muchos meses para recuperarme y portarme mal de nuevo. >=D Así que Thank You, Thank You very much por leer este blog. 

PS: Tenía muchas ganas de poner esta canción. Me encanta. >=D

 
19 comentarios

Publicado por en 11 enero, 2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

Año Nuevo, Infelices Nos Vemos



          Diciembre del 2011. Estamos en esa época del año en que la gente por fin filosofea sobre lo que Somos felices?importa realmente en sus vidas: la felicidad. Y es que en esta época muchas (no todas) las “gordas” de 100 libras empiezan a mirarse su pancita y a deprimirse porque no rebajaron las 50 libritas que querían. También -y esto es muy típico- las solteras le piden al año nuevo que por fin les traiga su príncipe en un unicornio para que las lleve a su palacio en donde vivirán Happily Ever After. Usualmente son solteras de menos de 35 años que piensan que como no tienen pareja ya no hay break; serán jamonas punto y se acabó.  Los hombres solteros tampoco se quedan atrás. A penas estamos a mitad de diciembre y ya dos amigos me han dicho que quieren Santa le traiga una barbie y la ponga debajo del árbol con una moñita color fuschia. Las “más afortunadas” de 20 años en pleno bachillerato sin trabajo estable piensan que ya quieren su sortijita diamantes dentro de la fresita de chocolate. Pero este año también hay otra muy curiosa. Una “ex-amiga” con serios problemas mentales, un récord de F en sus notas, celosísima y que tiene dos novios uno de 20pico y otro de 60pico me dijo que quisiera tener una nena. A todas estas situaciones no puedo más que decir: -_- .

Are you happy?

     Sí, nos hacemos un 8 preguntándonos eso en esta fecha  

       Estas situaciones son muy pero que muy comunes porque las escucho los 365 días del año (exagero) pero en diciembre es más “especial”. De todos modos, no cabe la menor duda que la sociedad con sus prejuicios, sus medios de comunicación, sus exigencias, su sistema de gobierno (etc.) nos ha creado una falsa idea de lo que es la felicidad. La gente está tan bombardeada de información, de críticas diarias, de exigencias alusivas al género y a la edad que se les olvida pensar en qué es lo que verdaderamente los hace felices. Supongo que aquí ustedes me tirarán la famosa frase de que la felicidad es “relativa”. Permítanme decirles que por experiencia propia puedo decir que la gente sí puede ser feliz en todo el sentido de la palabra. A veces confundimos esa palabra con la de “alegría”. La alegría sí es pasajera. Es ese momento cuando tu amigo te dice un chiste y te ríes a carcajadas o cuanto tu novi@ te da un beso y sientes por un momento que el mundo no existe. Pero no eres alegre ni feliz cuando llegas a tu casa y todos los complejos, problemas y recuerdos te están esperando para jugar Twister contigo y hacerte caer. 

Muchas veces así terminas después de un día de trabajo; confundid@ y infeliz.

         Así que en pocas palabras, ¿Por qué al final del año usualmente sentimos que no somos felices ni hemos cumplido nuestras metas, y por consiguiente tenemos que prometernos que las vamos a cumplir año tras año? Simplemente porque no es lo que queremos ni lo que necesitamos. Se nos olvida hacer introspección sobre lo que nosotros queremos de nosotros mismos y sobre las verdaderas prioridades que queremos cumplir. Cuando hablo de prioridades hablo de las actividades que nos apasionan y sí nos hacen felices. Actividades que nos llenan de alegría y de las cuales sentimos satisfacción. A lo mejor la gorda de 100 libras y la de más de su peso normal lo que quieren es comer. A lo mejor comer las hace felices. Claro, no sugiero que vayan a Wendy’s a pedir un combo deluxe super mega agrandado pero a lo mejor lo que ellas quieren es que la gente las acepte con su peso y no las estén j……do con que tiene que rebajar para conservar la figura. Piensen que a ellas quizá lo que les hace feliz es comer y que quieren rebajar pero a su manera. A lo mejor son ellas las que quieren decir un día que no se deben comer ese mantecado o por el otro lado a lo mejor tienen problemas de salud para rebajar.

Maggie No es Feliz

A Eso les enseñan. Si no cabes en un size 3 escóndete en una cueva.

        Igualmente pasa con los solteros y me da gracia porque usualmente es en las bodas cuando los solteros sufren más. Me han dicho en este año en muchas ocasiones que amigos que van a las bodas al final salen molestos de la actividad porque la gente empieza a preguntar que cuando tendrán novia y que “cuando es la boda”. Eso molesta y mucho porque yo soy soltera y cuando insinúo que estoy hablando con alguien la gente dice “por fin nena, mucho te has tardado”. Usualmente son personas que no son felices en sus mismas relaciones las que me vienen siempre con la frasecita esa, lo que me lleva a dirigirme a las chicas que quieren su anillito. Chicas, les pregunto ¿Cuál es la prissaaaa? Las oigo mucho en la universidad. Con 20 años o por lo menos, menos de 25, sin trabajo estable, sin casa, sin carro y sin dinero y ya presionando al novio para que se pegue a ella con crazy glue. No es que casarse esté mal pero porque hacerlo a tan corta edad y sin poder mantenerse bien para después estar quejándose de que tienen que ir a cocinar, lavar y planchar y de que no pueden salir porque al marido no le gusta.

Eso dicen

       Y por último y no menos importante; los hijos. La muchacha que les dije, inestable emocionalmente, inmadura y sin poder mantenerse a ella ni a su gato ya quiere una muchacha. Aquí entra ese tema que a mi me hierve que es el de la concepción de que las mujeres, si no son madres o esposas, no pueden ser completamente felices. ¿Cuál es el rollo de no dejar que la mujer decida si quiere tener hijos o no? O peor, ¿Cuál es el show de decirle a las mujeres que si a los 50 años no tienen hijos no fueron productivas durante su vida? Aquí con mucho respeto a los padres quiero decir que está muy mal de parte de la propia familia el inculcarle a las niñas que su deber en la vida es atender a su marido y a sus hijos. Me parece insólito todavía oír que madres le digan esto a sus hijas. El machismo debe terminar YA! El machismo es una idea irresponsable. El seguir alimentado el ego del hombre y seguir diciéndole a la mujer que su lugar está en la cocina y criando hijos no nos llevará a sacarnos del boquete en el cual está nuestra sociedad.

                                                                      Enough Said

         Son este tipo de resoluciones las que me perplejan siempre en esta época del año. Si ustedes reconsideraran sus metas al final del año quizá se darían cuenta de que lo que ustedes quieren muchas veces es producto de lo que les exige la sociedad y no de lo que verdaderamente los hace felices. Por eso entiendo yo que comerse las uvitas y pedir lo mismo año nuevo tras año nuevo no los motiva a realizar sus metas. En el fondo, lo que necesitamos es voluntad para cumplir nuestros deseos y, seamos sinceros, a lo que no queremos hacer porque no nos hace felices le encontramos 20 mil peros, 20 mil obstáculos y 20 mil excusas. Así que Feliz Año Nuevo y acuérdense de este blog a las 12:00pm de la noche el 31 de diciembre de 2011.

                                                    Thank You, Thank You Very Much!😉

El Papá de los Pollitos >=D

 
23 comentarios

Publicado por en 22 diciembre, 2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Los Eternos Hijos de Teta


Nos Desharemos de Ellos?
Mamaos. Permítanme decirles que esa palabra ha estado más que retratada en mi mente en estos últimos días. No es para menos. Tanto mis amigas como yo hemos sufrido por esos hombres que, por razones que quiero descifrar, no pueden tomar decisiones por sí solos. No hablo de muchachos de escuela superior ni de universidad en todo caso. Hablo de hombres adultos que trabajan y se mantienen y que simplemente tienen que consultarle a su mamá si deben comprarse un carro o si deben terminar con su novia. Mi amiga me estaba contando hace unos días que estaba intentando volver con su ex. Una de las razones principales por las que rompieron era porque los padres del llamado “mama’s boy” se metían en la relación y influenciaban las decisiones que él tomaba. Además de que él decía que los padres se metían en la relación “por su bien”. Yo también sufrí por un mama’s boy que quiere tener la mujer “perfecta” porque su madre no aprobaría menos que una barbie de “su casa” como llaman los mama’s boy al tipo de mujeres que quieren. Los “mama’s boy” psicológicamente están programados para buscar madres sustitutas, no esposas independientes. Muchas veces este tipo de hombres vivieron y, en la mayoría de los casos, viven con una madre piensa por ellos. Por ejemplo, el “mamao” que a mí me tocó me colgaba porque su madre lo estaba llamando por tercera vez en el día. Literalmente lo llamaba cuando él se levantaba, cuando llegaba del trabajo y antes de dormir. Me pregunto por qué no iba a darle su botellita con Nesquick y a arroparlo con su frisita. Triste es pensar que si él no me hubiese decepcionado, quizás a mi me hubiese tocado leerle el bedtime story antes de dormir. Les cuento, en cualquier caso, que me decepcionó por qué sólo me llamaba par de veces a la semana pero no los fines de semana porque esos días estaba con su mamita y se le olvidaba que yo existía.
 
 
También siempre me decía “tenemos que salir te llamo a tal hora mañana para coordinar” y tal hora era que pasaban dos semanas para que se disculpara porque “se le olvidó”. Se le olvidaba porque su mamá necesitaba eterna atención. Es uno de esos hombres sin iniciativa que espera que la mujer perfecta le caiga del cielo y se estrelle en su entrada. Él se queja de que las mujeres lo ven como un hermano pero es que el tipo tiene una cara de pendejo que cualquier mujer huiría como si Predator la estuviese acosando. Esto de que los hombres se han vuelto más dependientes de sus madres coincide con los cambios generacionales. Si se fijan, para la década de los 80’ los hombres todavía tenían la concepción de que el ser independiente era importante. Él tener una mujer a quién mandar los hacía ver como “machos” ante la sociedad. Sin embargo, y como acostumbra a decir el puertorriqueño “la cosa está mala”. El desempleo ha hecho que los hombres no tengan más remedio que quedarse en sus casas a sus treintipico de años. Más ahora que son menos los que estudian y se preparan para mantener a una familia. Las madres, sin embargo, siguen siendo madres y mientras los hijos vivan con ellos en la mayoría de los casos consienten a los varones de manera tal que éstos llegan a pensar que la mujer que se una con ellos debe ser un clon de su madre. Las relaciones de mama’s boy se dañan porque la mujer inteligente se cansa de que la estén comparando con la suegra. Y la suegra también se vuelve insoportable por que la nuera: “No le cocina el caldo como al nene le gusta”. Así que chicas cuídense mucho de los “mamaos” como a mí me gusta decirles de cariño. A los hombres, esté blog no es para que se ofendan. Respeto mucho las madres y a la mía la adoro. Pero hay que reconocer que en la vida hay límites y que el hombre no se hizo para encuevarse en su casa vírgen a los 40, con una panza estilo Peter Griffin (Family Guy), jugando videojuegos todo el santo día y comiendo sopita de pollo. A parte de que hay muchas pero MUCHAS mujeres esperando hombres buenos que las acompañen porque estamos cansadas tanto del mama’s boy como del guillao que con un cuarto año que se cree que se merece mil modelos. Pero esos hombres guillaos serán mis víctimas futuras.😉 Este es mi primer blog así que espero mejorar. Este es mi test drive. Por ahora, Thank You, Thank You very much. Stay Tuned.😄
 
 
 
 
25 comentarios

Publicado por en 14 diciembre, 2011 en Uncategorized

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.